España

Comenzó su labor como actriz en grupos de aficionados desde niña y debutó profesionalmente con la Compañía de Josep Santpere. En 1910 formó su propia compañía, y estrenó, entre otras, las obras Andrónica y La reina joven en el Teatro Romea de Barcelona, lo que le granjeó un gran prestigio en la escena catalana.

Entre 1909 y 1916 intervino en algunas películas, y tras esa experiencia no volvió a ponerse ante una cámara más que en una ocasión, en 1938 con el filme argentino Bodas de sangre.

En 1914 dio el salto a Madrid, donde trabajó en el Teatro Español, interpretando obras de Valle-Inclán (estreno de Divinas palabras, 1933), George Bernard Shaw, Gabriele D’Annunzio, Alejandro Casona (La sirena varada, 1934) y Federico García Lorca, del que fue asidua colaboradora, pues el poeta de Fuente Vaqueros estrenó casi todas sus obras importantes con ella: Mariana Pineda, con decorados de Salvador Dalí (1927); La zapatera prodigiosa (1930), Yerma (1934), Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores (1935) y el reestreno de Bodas de sangre (1935), con escenografía de Caballero.

En 1933 consiguió actuar en el Teatro romano de Mérida, marcando el comienzo del Festival de Teatro Clásico de la capital extremeña.

Exilio en Sudamérica

Poco antes del inicio de la Guerra Civil Española emprendió una gira por Sudamérica con obras de Lorca. En 1937 hizo Yerma y Doña Rosita en el Teatro Odeón de Buenos Aires. En 1938 actuó en la película argentina Bodas de sangre dirigida por Edmundo Guibourg.

Con el triunfo franquista en 1939 se exilió viviendo tanto en Chile como en Uruguay y en Argentina. En 1945 estrenó en el Teatro Avenida de Buenos Aires el último drama de Lorca, La casa de Bernarda Alba.

En Montevideo representó obras de autores españoles y obtuvo el cargo de directora de la Escuela Municipal de Arte Dramático (EMAD) en 1949. Junto a ella se formaron actores de la talla de Amelia de la Torre, Cándida Losada, Enrique Diosdado y Alberto Closas. Actuó y dirigió en la Comedia Nacional de Uruguay en el Teatro Solís de Montevideo a la joven China Zorrilla en Romeo y Julieta, Sueño de una noche de verano y Bodas de sangre.

Obtuvo la nacionalidad uruguaya, compró una casa en el balneario de Punta Ballena – en el departamento de Maldonado – y permaneció en Uruguay durante sus últimos veinte años de vida.

En Montevideo la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático (la cual dirigió desde su fundación en 1949 hasta 1957) lleva su nombre.

Reconocimiento

En 1988, diecinueve años después de su muerte, la Generalidad de Cataluña reclamó la repatriación de sus restos mortales, que actualmente descansan en su lugar de nacimiento.

Las localidades de Hospitalet de Llobregat y Badalona (ambas de la provincia de Barcelona) tienen un instituto que lleva su nombre.

La ópera de cámara Ainadamar (2004) del argentino Osvaldo Golijov se inspira en la gira sudamericana de Margarita Xirgu.

En reconocimiento a su obra, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y Radio Exterior de España instituyeron en 1985 el Premio de Teatro Radiofónico “Margarita Xirgu”.